Ir al contenido principal

Destacados

Rescate del primogénito humano

Rescate del Primogénito Humano   Por Eliyahu ben Avraham,   Inicialmente el Eterno había dispuesto que los primogénitos de cada familia israelita cumplieran funciones sacerdotales. Sin embargo, después del evento del becerro de oro, el Eterno decidió que la familia de leví y los descendientes de Aharón cumplirían con estas funciones sagradas, debido a que se mantuvieron íntegros mientras el resto del pueblo pecaba, tal como lo podemos ver a continuación: « Y habló el Eterno a Moisés, diciendo: Y he aquí yo he tomado los Levitas de entre los hijos de Israel en lugar de todos los primogénitos que abren la matriz entre los hijos de Israel; serán pues míos los Levitas: Porque mío es todo primogénito; desde el día que yo maté todos los primogénitos en la tierra de Egipto, yo santifiqué a mí todos los primogénitos en Israel, así de hombres como de animales: míos serán: Yo YHVH.» (Números 3:11-13)   Cinco shekel de plata por cabeza. Entonces, el Eterno dispuso que se contara a los levitas que

El mesías traerá una fe y un credo: El Judaísmo

El Mesías traerá una fe y un credo: El Judaísmo

(Isaías 45:23, Sofonías 3:9)

Por Isaac Troki,

Le dije a algunos cristianos que después del advenimiento del Mesías, habrá una sola fe y una religión en todo el mundo. Ver Isaías 45:23, «Por mí mismo juré, de mi boca salió palabra en justicia, y ciertamente no será revocada; que delante de mí se doblará toda rodilla, y por mí jurará toda lengua». Sofonías 3:9, «Porque entonces volveré (devolveré) a todo el pueblo una lengua pura, para que invoquen el nombre de YHVH, y le sirvan unánimes». Los propios cristianos deben admitir que se producirá una unión de fe, como reconoce Juan en su Evangelio, capítulo 10:16, que habrá «Un pastor y un rebaño». Ahora, dado que la doctrina de la unidad de la fe es admitida por todos lados, no es necesario discutir cuál de los tres credos principales prevalecerá, si el judío, el cristiano o el mahometano, porque seguramente si uno de ellos será adoptados, los otros dos caerán necesariamente.

Cuando leemos detenidamente las declaraciones de los profetas, indudablemente debemos reconocer que la fe de Israel está destinada a sobrevivir a todas las demás. Véase, por ejemplo, Isaías 52:1: «Despierta, despierta, vístete de tu fuerza, oh Sion, vístete con las ropas de tu gloria, porque ni incircunciso, ni inmundo volverán a entrar jamás por tus puertas». Evidentemente, las Escrituras designaban a los cristianos con el nombre de incircuncisos, y los mahometanos, a pesar de sus frecuentes abluciones, merecen, en muchos aspectos, el epíteto de inmundos. Estas dos sectas se señalan más especialmente en la profecía, porque ellas, como representantes de Edom e Ismael, han ocupado alternativamente la posesión de Jerusalén desde su destrucción por Tito.

Desde el momento de la redención venidera, el profeta declara que ninguno de los incircuncisos, ni de los inmundos volverá a entrar por las puertas de la Ciudad Santa. De la misma manera dice el profeta Joel, en el capítulo 4:17 (3:17 en la Biblia en español), «Y Jerusalén será santa, y ningún extraño entrará en ella». Respetando las mismas dos naciones, dice el profeta Isaías (66:17), «Los que se santifican y se purifican en los huertos, unos tras otros, los que comen carne de cerdo, abominaciones y ratones, todos perecerán, dice YHVH». Aquellas personas que se santifican y purifican son obviamente los ismaelitas que se contaminan con las más licenciosas indulgencias. La forma reflexiva del verbo hebreo, tal como se usa en esta cita, transmite la idea de pretensión y afirmación falsa, y en tal posición están aquellos de quienes el profeta dice que «se santifican y purifican». La expresión, los comedores de carne de cerdo y otras abominaciones, alude a los cristianos, y su credo, por tanto, perecerá durante las guerras de los últimos tiempos.

Con respecto al pueblo de Israel, sin embargo, dice Isaías, capítulo 66:20, «Y traerán a todos vuestros hermanos de todos los gentiles como ofrenda al Señor, en caballos y carros, en literas, en mulos y en camellos, a mi santo monte de Jerusalén, dice el Señor, como cuando los hijos de Israel traen una ofrenda en un vaso santo a la casa del Señor». Las naciones que sobrevivan a las guerras de los últimos tiempos mostrarán honor a los israelitas y se apresurarán a unirse al verdadero servicio del Señor; por eso el profeta dice (capítulo 66:23): «Y sucederá que de una luna nueva a otra, y de un sábado a otro, toda carne vendrá a postrarse ante mí, dice el Señor.» En la profecía de Zacarías, también encontramos (capítulo 14:16), «Y sucederá que todos los que se han librado de todos los gentiles que suben contra Jerusalén, subirán de año en año para postrarse ante el Rey, el Señor de los Ejércitos, y para celebrar la fiesta de los Tabernáculos «. La predicción de una visita periódica a Jerusalén por parte de todos los gentiles, para la observancia de las fiestas del Señor, es una prueba evidente de que deben unirse a la antigua nación de Israel.

Con este punto de vista, el profeta Zacarías dice (capítulo 8:23): «Así ha dicho el Señor de los ejércitos: En aquel tiempo diez hombres de todas las lenguas de los gentiles tomarán el manto de un judío, diciendo: Iremos contigo, porque hemos oído que Dios está contigo». El mismo profeta declara en otro lugar (capítulo 9:7), «Y quitaré su culpa de sangre de su boca, y su abominación de debajo de sus dientes, y también será dejado para nuestro Dios». Esto prueba que se abstendrán de comer alimentos ilegales, como los israelitas de nacimiento. Para probar la fuerza de nuestra doctrina más allá de toda duda, solo tenemos que agregar la clara predicción del mismo profeta ( Zacarías 14:9 ), «Y el Señor será rey de toda la tierra; en eso dice el Señor ser uno, y su nombre uno». El Señor ya no será adorado bajo el título restringido de Rey de Israel, como lo describe Isaías, quien dice (capítulo 44:6), «Así dice el Señor, el Rey de Israel y su redentor, el Señor de los Ejércitos: Yo soy el primero y yo soy el último, y fuera de mí no hay otro Dios». Y nuevamente, capítulo 45:15, «Ciertamente tú eres el Dios oculto, el Dios de Israel y su Libertador». En el capítulo 54:5, ese profeta nos informa de la extensión del nombre del Dios de Israel, al del Dios reconocido por todas las naciones, él dice: «Porque tu Hacedor es tu Marido, YHVH de los ejércitos es su nombre, y tu Redentor es el Santo de Israel, será llamado Dios de toda la tierra «. El único Dios, y su única ley del Sinaí, será reconocido por todos los habitantes de la tierra; entonces no prevalecerá ningún principio de Dualidad o de Trinidad. «Entonces vendrán todas las naciones que hiciste, como exclama el salmista (Salmo 86: 9), «y postrarte ante ti y honrar tu nombre». Y así como en todos los reinos del universo se reconocerá al Rey Supremo del cielo, así en todos los reinos de la tierra su rey ungido, el Mesías, será el único gobernante mundano. Tendremos otra oportunidad de tratar el último tema mencionado al discutir, en la segunda parte de esta obra, los méritos del contenido de los otros capítulos del Evangelio de Juan. Concluimos este capítulo con la convicción de que los hombres entendidos y lectores, que consideran atentamente los pasajes que hemos citado, ya no pueden negar conscientemente su asentimiento a nuestra creencia en el futuro establecimiento universal de la Fe de Israel.

Faith Strenghtened (Isaac Troki), capítulo 44.

© Movimiento Caraíta Mundial, 2004

Fuente: judaismocaraita.org

 

Entradas populares