¿Cuál es el pueblo que movió a celos a Israel?

¿Cuál es el pueblo que movió a celos a Israel?


Por Erick Gutiérrez,


«Ellos me despertaron a celos con lo que no es Dios; me hicieron ensañar con sus vanidades; y yo también los despertaré a celos con un pueblo que no es pueblo, con gente tonta [naval] los haré ensañar.» (Deuteronomio 32:21)

¿Cúal es el pueblo que movió a celos y se ensañó de Judá?, el pueblo que despertó a Judá para que regresara a la Torá, fue Babilonia, y esto queda demostrado al revisar la historia, ya que la destrucción provocada por los babilonios y el prolongado cautiverio despertaron en Judá el deseo de reedificar el Templo y restablecer el culto a YHVH.

«… con gente tonta [naval] los haré ensañar» (Deuteronomio 32:21)

Naval: necio, tonto, insensato (Strong H5036)

Una mala interpretación cristiana.

En el cristianismo dicen que el pueblo que movió a celos a Judá serían ellos, los adoradores de Jesús, lo cual es una interpretación completamente absurda e incoherente, y se basa en una mala comprensión de la palabra que se traduce como «celos», lo cual en algunos casos se refiere a «envidia», pero en este caso se refiere a incitar «obediencia».

Celo: «Cuidado, diligencia, esmero que alguien pone al hacer algo.» (RAE)

El texto está mostrando que el pueblo judío regresó a la Torá debido al cautiverio babilónico, el texto dice: «con gente tonta/loca los haré ensañar», porque se refiere a un pueblo de bárbaros que atacó a Israel, por eso es absurdo que se refiera a algún grupo religioso en particular, y si el texto estuviera hablando de envidia, ¿Qué envidia podría tener Judá de aquellos que adoran a un hombre colgado en lugar de adorar a YHVH?, ¿Qué envidia podría tener Judá de aquellos que rechazan la Torá y desprecian el camino que conduce a la vida eterna?, entonces, no se puede referir a envidia.

En definitiva, Israel debe guardar la Ley de Moisés y ser una lumbrera a las naciones, y cualquier otra persona que quiera alcanzar la vida eterna en el paraíso debe hacer lo mismo, estudiar los mandamientos de la Torá y cumplirlos (Deuteronomio 31:12: Isaías 56:6-7). No hay otro camino para acercarse al Creador.